martes, 5 de enero de 2016

mientras dormías
con la luz diáfana de la mañana
mi hambre de mar
de piel salada
y de tiempo ocioso
miré  tus tatuajes y los míos
de otros vos
de otras yo
algunos en capas de azul descolorido
otros de tinta fresca en tiempo presente
cada uno, 
de irreductible autenticidad
entonces me dije
que paréntesis sublime
este, el nuestro
subidos a esta montaña incurable y voluptuosa
dónde el tiempo presente y la tinta fresca

corren inexorables a nuestro favor
Publicar un comentario