lunes, 28 de diciembre de 2015

Beso díscolo

era verano
en una estación de servicio
no importaba nada;
ni la gira, ni la madrugada
nos comimos la boca hasta la nuca
como si el tiempo se nos fuera en ese beso díscolo
de pasaje bíblico y guirnaldas
que cortaba la respiración
mientras me levantabas la remera

Publicar un comentario