miércoles, 12 de noviembre de 2014

Llamaste una tarde pesada.
Me dijiste algo de los zapatos y que llovía
Que no tenías plata ni dónde ir.
Resultó que yo ya estaba rota
y que mis llaves eran ajenas
con los zapatos secos y el alma limpia



Publicar un comentario