martes, 22 de octubre de 2013

Peripecias

A veces las opciones son coquetas y no se dejan.
A veces me pierdo entre tantas verdades por eso de que las mentiras me distraen.
A veces me embalo rápido y me desilusiono si las promesas se sostienen.
Y a veces me revienta que sepan de que hablo, como si anduviera por ahí con la cara al aire, los ojos secos y los dientes manchados de café.
Pero resulta que no aguanto una hoja sin levantarme de la silla, mientras  ustedes están metidos acá, en este monoambiente repleto de cachivaches.
Mejor sigo con lo del seguro y tus ideas cambiantes. Total un poco sé bailar y los callos no me traicionan aunque el viento siempre cambie de dirección.


Publicar un comentario