sábado, 4 de mayo de 2013

Dedos chuecos


Con los dedos chuecos y la palabra saturada.
Pido apagar un rato los ojos.
Por ahora y quien sabe por cuánto.
Hasta que me arrepienta.
Hasta que no importe.
Hasta que se quiebre el pacto de silencio.
Y abramos la segunda botella.
Publicar un comentario