domingo, 13 de junio de 2010

Quijotin

Si te digo que no sé lo que pasa te miento.
Si me lo digo, me hago lo mismo.

Andas con tu armadura pesada a cuestas
Como un quijote, con su espada a la nada, por las dudas.

Cómo esos héroes de guerra,
Que en tiempos de paz quedan desempleados.

Vine a recordarte que nunca fuimos soldados.
Y que ésta batalla ya terminó.

Así que...

Cada vez que vos vayas a mirar atrás,
cada vez que hagas el recuento de los golpes
cada vez que el vacío de las ausencias te revuelva las tripas

Dejame comerme un poco tu dolor.
Dame permiso para volver a empezar.
Brindame tu fe para poder sorprenderte.

Esto no significa que no sea difícil.
Pero tampoco quiere decir que no se pueda.

Vayamos lento abriendo los ojos...

Que el otoño ya llegó
Que hay gris y amarillo por todos lados
Y que si prestas atención,
se puede escuchar las hojas del árbol que golpean nuestro balcón

Dejemos que el tiempo haga su trabajo.
Que el viento nos empuja siempre hacia adelante.
Publicar un comentario